Perseguir un sueño

No es lo mismo que dormirse esperando a que aparezca. Perseguir un sueño quiere decir tener la claridad de poder imaginar cada detalle del mismo; significa tener la valentía de no abandonarlo en la primera curva en la que sientes haber descarrilado; implica comprobar tu pulso para saber que sigues vivo y ponerte en pie de nuevo con la ilusión de acercarte en el próximo intento.

No importa lo herido que estés, la impotencia que tengas, la energía que has dejado por el camino... (seguramente mucho de cada cosa). Pero tu sueño sigue esperando en el otro lado de la frustración, un poco más difuso cada vez que decides el letargo, la confusión o la renuncia.

Y esto no es poesía. La poesía solo está cargada de emociones como el dolor, la nostalgia y el anhelo. Los sueños no. Los sueños son la emoción de inventar lo que no posees ahora, lo que no podrás perder mientras no lo tengas, lo que nunca perderás puesto que muere al primer segundo de haberlo obtenido (para convertirse en evolución directa). La composición del sueño es la certeza universal de que puedes hacerlo real. Aquello que no podemos tener nunca seremos capaces de ni tan siquiera  imaginarlo.

Perseguir un sueño requiere estar despierto, implica consciencia. No es cuestión de suerte el golpe triunfante de quien celebra todo aquello que ha logrado. Pregúntale cuánta voluntad ha invertido en el viaje, pregúntale si fue fácil, pregúntale si fue pronto... Paciencia, voluntad, perseverancia... para que me entiendas. Ya puedes sentir que no tienes nada o que lo perdiste todo, pero mientras tengas imaginación eres capaz de conseguir aquello que realmente te propongas. ¿Qué te lo impide? Deja de poner excusas, cuando lo que quieres decir es no tengo paciencia, no tengo ganas o no tengo fuerzas. Entonces elige la permanencia de tu situación, pero no te quejes. Porque sigues vivo. Porque tu sueño sigue esperando fielmente mientras tú decides que no vas a acudir a la cita.

Un sueño nunca está equivocado. Idearlo nace de la integridad, de la última capa de cebolla de nuestro ser, la más escondida, gritando en silencio por lo que es suyo. Cumplirlo es simplemente decisión y compromiso para ser tan íntegro como nuestra voz interior (dejando de imitar la voz de lo externo). 

Estamos aquí para cumplir nuestros sueños después de perseguirlos incesantemente. ¿Para qué si no?¿Para quién si no? Por favor, vive tu vida, no eres víctima de ella, sino más bien cómplice del peor de los verdugos. La vida no tiene sentido sin los sueños de la gente, piénsalo. Lo mejor que conocemos fue creado por el motor revolucionado de los sueños que tuvieron personas como tú. Buenas noches y dulces sueños.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0