Vive para querer con todas tus células

Hoy he vuelto a ver la fría caricia de la muerte sobrevolar sobre alguien que hace mucho, mucho tiempo, pensé que quería... mucho (joven y guapo, todavía). Tanto como tiempo hace que dejé de volver a verlo y de quererlo, pensaba. Entonces, justo en ese instante, me he dado cuenta de algo ma-ra-vi-llo-so, algo de lo que , al final, siempre me acabo dando cuenta, pero nunca tanto como este día: y es que algún pedazo de nosotros, escondido, eterno e inaccesible a través de las palabras, nunca deja de querer a nadie. Nada me apetecía más ahora que compartir esto. Vive, para querer más veces; para querer más tiempo; parar querer sabiéndolo y sintiéndolo, siempre, con todas tus células.

Escribir comentario

Comentarios: 0