Sergi Torres: "Nuestra IDEA de bienestar nos está amargando"

¿Seguir amargados o cambiar de idea? Quienes se sientan profundamente movidos por esta reflexión, ahora son conscientes -si nunca lo fueron- de poder elegir.

Hoy me encuentro viviendo la entrevista, que ayer compartí con Sergi Torres, en cada golpe de tecla. Sergi es un ser humano conectado a cuanto le rodea por el susurro original (radical, universal...). Mantuvo una conversación íntima y eterna consigo, cuya generosidad es compartirla con la humanidad.

Desde muy pequeño, vio la sutil mentira en los grandes edificios construidos sin vistas a la vida. En las grandes vidas que obstaculizaban la propia serenidad. Transitó los oscuros caminos que el miedo señalizaba para llegar a la plenitud del silencio que se encontraba al final. Desde aquí, encierra la certeza confiando en la verdad, respirando profundo la conciencia que nos une a sabiendas de que en este punto efímero anda la paz pendiente de encontrarnos. Es aquí el lugar donde se descansa de esperar, como descansó Buda en aquella ocasión que se sentó a la sombra para dejar de soñar en la amnesia fundamental y ver la claridad, cansado. No resultó ser el mejor colchón para morir.

Y es que su abuelo le enseñó que la muerte no podía con el amor, porque su secreto escondía, en la luz, que solo se muere de no vivir, despreciando la oportunidad de existir plenamente en cada instante.

De manera que no ha sido un viaje exento de dolor, os podéis imaginar. Confiesa, por el contrario, haber sentido un sufrimiento tan inmenso como imposible de esquivarse. Ya no pudo volver a refugiarse en subterfugios de creencias donde nunca fue bienvenido. Creencias de otros dueños, oligarquías, de corazones empobrecidas tras un golpe de mente, cuyo apellido es Realidad.

Solo desde esta intemperie, desde estas pozas, alcanzó a ver la violencia, la escasez, la guerra y todo lo atroz en el reflejo del agua en el que se contemplaba antes de limpiar su Yo.

A Sergi Torres no le entrena el destino empujándole a mantener su equilibrio o su estabilidad como la torre de su nombre, sino la experiencia de abrazar el presente que es la vida y el único destino en el que humildemente piensa. Porque si reuniese todas las herramientas para planificar algo mejor por llegar, entonces se mentiría para luego suicidarse.

Descubridle. Descubriros. Pero no le necesitéis.

Una vida sin matices te implora atención.

GRACIAS.